1. Diseña un presupuesto
    Puedes utilizar cualquier programa de control de gastos recurrentes para poder tener un presupuesto mensual actualizado. Una vez identificados los gastos fijos y variables. A partir de ahí, podremos tener todo controlado para hacer frente a gastos imprevistos.
  2. Deberías tener un fondo de emergencia, te lo he dicho muchas veces
    Ya sabes, si sigues este blog hace tiempo, que los expertos recomiendan guardar un mínimo de un 10% de nuestros ingresos, dinero que destinaremos inicialmente a crear un fondo de emergencia.
    Para no volver a explicarlo, aquí tienes dos artículos que escribí hace tiempo sobre esto.
    Fondo de emergencia 01
    Fondo de emergencia 02
  3. Concreta un objetivo de ahorro mensual
    Ya que has puesto en marcha un presupuesto de gastos mensuales, deberías hacer lo mismo con el ahorro a futuro. Deberías tener en cuenta que el plan se ajuste a tus ingresos y a tu forma de vida, y deberías ponerte manos a la obra en buscar maneras de obtener algún ingreso extra para ayudarte en tu ahorro mensual.
  4. Revisa las deudas
    Carrito compraSi algo que se debe hacer regularmente cobra especial importancia en la «cuesta de Enero» esto es el repaso a nuestras deudas. Sorprendentemente, hay personas que no saben ni lo que deben de hipoteca ni cuantos meses les quedan por pagar. Y esto no es lo peor, debido al bajo interés de estos préstamos; lo peor es cuando nos ocurre lo mismo con las compras a plazos o el fraccionamiento de las tarjetas de crédito.
    Lo mejor es hacer una lista para asegurarse que todos se podrán pagar en los tiempos previstos, además de empezar a trazar un «plan de liquidación de deudas».
    .
    [su_note note_color=»#FFFFFF» text_color=»#E85220″]Se denomina «Cuesta de enero» a la situación en la que quedan las cuentas de los poco previsores después de los gastos de navidad y fin de año. En enero empieza a llegar la realidad de las cuentas y créditos que debes empezar a pagar. Cuando nos extralimitamos en esos gastos, el mes siguiente se nos hace una «montaña».
    Quizás el motivo más evidente de esta situación son los pagos con tarjeta de crédito en el mes de Diciembre, y cuyos pagos aplazados llegarán en Enero. El sinónimo podría ser apretarse el cinturón (económicamente hablando)«[/su_note]
  5. Controla los gastos habituales
    Enero es un buen mes para controlar los gastos en suministros y buscar alternativas en los proveedores de agua, gas o electricidad.
  6. Revisa tus metas, si las tenías
    No estaría de mas hacerlo cada mes, pero si lo haces al menos a principio de año, te ayudará.
    Si te marcas pequeñas metas en tu plan de amortización de deudas, por ejemplo, será mucho más fácil cumplir tu objetivo final. Revisar con frecuencia la estrategia te servirá, seguro.
  7. Revisa y elimina los gastos innecesarios
    Cuando  en enero es común apuntarse al gimnasio…también sería un mes ideal para eliminar ese gasto si apenas lo has visitado el año pasado. Ser «patrocinador» del gimnasio es el mejor negocio posible, para el gimnasio.
    Revisa estos y otros gastos de este tipo, como suscripciones a revistas o colecciones que no usas apenas.
  8. Contrata una buena asesoría financiera
    Si las finanzas personales no son lo tuyo, o si tienes un buen control de gasto y ahorro pero quieres empezar a invertir algo cada mes, lo mejor que puedes hacer es contratar los servicios de un buen asesor financiero que te pondrá en contacto con el producto de inversión adecuado a tus circunstancias.