• No hay productos en el carrito.

Tres Fases

Primero sacias tu sed y luego vas a buscar algo para almacenar más agua… pero deja de llover. Esa nube solitaria tan solo ha servido para mojar toda la vegetación y para aliviar tu sed durante un día más, a lo sumo.

Es entonces cuando escuchas el sonido de un avión. Puedes verlo a lo lejos y se está acercando. Es muy posible que pase por encima de la isla, pero no tienes con qué hacerle una señal, justo en el momento en el que estás en el centro la isla, entre la vegetación.

Metes la mano en tu bolsillo, recordando que llevas un encendedor que te dejó el camarero de la piscina del malogrado crucero. Pero está todo mojado, no tienes nada que pueda prender tan rápido como para hacer algo de humo… excepto una maleta llena de billetes secos, enterrada a escasos centímetros bajo tierra, y está a dos metros de ti.

Un avión acercándose, un encendedor en tu mano, papel seco que arderá fácilmente…

 

¿Qué harías?

No, no respondas. Tan solo te dejo aquí un apunte: Decisiones racionales o emocionales.

Entre otros apartados más técnicos sobre el manejo del dinero, le vamos a dar mucha importancia a ciertos intangibles que te harán cambiar y avanzar en tu camino hacia la libertad financiera.

 

Módulo 04

En el manejo del dinero: Tres fases, tres fondos y tres reglas.

 

 

Aunque en el anterior módulo te decía que el enfoque debe ser pensar en los ingresos más que en los gastos, debes aprender a controlar los que tienes, para poder después enfocarte en futuro. No tiene sentido pensar en otra cosa cuando tienes un fuego en casa.

¡Así que hoy toca estudiar, hoy toca hacer los deberes de verdad!

Ahora que has aprendido a enfocarte en lo que quieres, vamos a crear el paso del punto económico-financiero en el que estás hoy hasta el punto al que quieres llegar (la libertad financiera, entiendo).

Es posible que este sea el módulo más “técnico” de los que componen este mini-curso.

Pero no es el más importante, créeme, porque como ya dije en el primer módulo, si tú no decides cambiar, es inútil todo el conocimiento que tengas.

Con este módulo podrías pasarte semanas para entenderlo primero y meses para aplicarlo después, pero si lo llevas todo en la forma que aquí te explico…. tienes tu vida financiera solucionada, te lo aseguro.

Hoy te hablaré de las tres fases de tu economía y finanzas; de los tres fondos necesarios para la buena gestión de tu dinero, y de las tres reglas de la inversión correcta que harán que tu dinero trabaje por ti con unas rentabilidades extraordinarias*.
*Hablando de medias a largo plazo. Milagros, en Lourdes.

 

Las tres fases de las finanzas personales

VÍDEO 01

 

Si no superas la primera no puedes ir a por la segunda, y…

 

 

 

Economizador

La fase “economizador” es aquella en la que adquieres hábitos que te acompañarán y no olvidarás aplicar en las fases siguientes.

Estos hábitos suponen ciertos gestos que no suponen grandes ni inmediatos ahorros, sino más bien un estado de “concienciación” hacia las finanzas personales y el sistema.

 

Pero prefiero ponerte ejemplos:

En ocasiones acabo comiendo una hamburguesa en un McDonald’s, Burger King o similar, bien sea por haber planificado mal mi tiempo, o porque las circunstancias me llevan allí. Con la hamburguesa te sirven unas bolsitas de kétchup o cualquier otra salsa y una pajita para el refresco. Rara vez acabo las salsas y nunca uso la pajita porque prefiero beber directamente del vaso.

Las bolsitas sobrantes acabarán en la basura, junto a la pajita sin utilizar, y empaquetada en plástico… pero en mi caso no.El kétchup y la pajita van directas a casa, donde se acabarán utilizando en algún momento (los que tienen hijos me entienden…jejeje).

¿Supone este gesto un gran ahorro? Por supuesto que no, pero si juntásemos muchas bolsitas darían para llenar un bote que no debería fabricarse o que no tendría que comprar, amén que he evitado que se tire comida y más plástico a la basura.

Me alojo muy a menudo en hoteles, y sí, yo soy el que se lleva los jaboncitos que no se han utilizado, así como los cepillos de dientes o las zapatillas de papel.

Son hábitos que en mi caso han hecho que no haya comprado jabón de manos para mi casa en años, que suponen que cada semana estreno un cepillo de dientes nuevo (si, ya sé que no son cepillos espectaculares, pero son perfectos para apenas unos usos) que llevo tiempo sin comprar maquinillas de afeitar y que llevo siempre zapatillas planas en mi maleta sin necesidad de comprarlas.

Pero cuando salgo del baño apago la luz, por inercia, sin pensar.

Como ves, esta fase que puede parecer una fase “tacaña” es más bien una fase “aprovechadora de recursos” que hace que se generen menos residuos, que no se tire comida y, muy a la larga, suponga un ahorro para mi bolsillo.

No es ahorro, es costumbre

Haz tuya esta fase, y podrás superar más rápidamente la segunda.

 

Ahorrador

La fase “ahorrador” es aquella en la que intentas ahorrar costes en servicios o productos que igualmente vas a adquirir en algún momento. Suelen ser pequeños o medianos ahorros que se ven a corto.

Tres ejemplos personales muy diferentes. Dos por necesidad y otro por capricho:

Por necesidad: No me atraen muchísimo los coches, y conducir… ya hace tiempo que decidí que me gustaría porque lo he tenido que hacer mucho en los últimos dos años. Por eso compré un coche automático, (De segunda mano, por supuesto, donde ahorré 26.000€ por un coche con 33.000Kms.).

Como considero mi automóvil como una simple herramienta intento que calce neumáticos de calidad. Bien, pues el año pasado me llegó por correo electrónico una oferta de mi taller habitual con la que me ahorraría 150€ en la compra de esos mismos neumáticos, y además me regalaban 40€ en efectivo. La única condición era comprarlos esa misma semana.

Llamé al taller y pregunté si podía comprar los neumáticos ese día y montarlos en el coche cuatro meses más tarde, cuando aproximadamente le tocase hacerlo. Me dijeron que no había ningún problema e hice la “operación”.

Por necesidad: Hace pocos años construyeron un tramo de autovía junto a la autopista de pago. Hago ese trayecto algunas veces a la semana, y utilizar la autopista apenas supone 80 céntimos de euros de gasto. Pero desde que abrieron la autovía no he utilizado ese tramo de autopista.

¿Esto es de la fase “economizador” o de la “ahorrador”? Es el puente entre las dos, quizás.

Por capricho: Me gusta comer marisco, pero lo compro el 15 de enero, no el 23 de Diciembre. ¿Necesitas un ejemplo más claro?
Los parques de atracciones pueden ser más barato entre semana. El cine lo es, y si vas a esquiar un martes, por supuesto es más barato que el forfait del domingo. El gimnasio es más barato si lo pagas únicamente para ir por la mañana. Intento no hacer las vacaciones en agosto….

¿Sigo?

En esta fase entra, por ejemplo, la negociación con un nuevo proveedor de telefonía, gas o electricidad que te ofrezca el mismo servicio por menos dinero.

 

Inversor

La fase “inversor” es aquella en la que ya tienes dinero o negocios trabajando para ti. Es la fase en la que en cuando empiezas ya no puedes parar, pues ves posibles activos por todas partes. Es la tercera fase, y puedes ir directamente a ella, pero si no has aplicado bien las otras dos, difícilmente aguantarás mucho tiempo en la cúspide inversora.

¿Conoces la historia del bambú chino? En el lejano Oriente vive este árbol cuyo crecimiento es el más rápido de todas las especies. Dicen que si te quedas quieto mirándolo, puedes verlo crecer, y no es de extrañar, pues crece hasta 32 metros en un mes. Eso significa que crece un metro diario, unos cinco centímetros por hora. Es algo realmente sorprendente.

Sin embargo tú puedes plantar hoy una semilla de bambú en el jardín de tu casa, puedes regarla durante meses y meses, y no conseguirás que brote ni el más pequeño tallo. En un primer momento puedes echarle la culpa a la tierra, quizás el clima de tu país, quizás necesita otro ambiente para salir adelante…

Esta es una planta muy sabia. Durante sus siete primeros años (si, siete años) crece hacia abajo, haciendo  expandir sus raíces hasta lo más profundo. ¿Por qué? Porque es sabio y se está preparando. Se está preparando para después ser  capaz de alcanzar el mayor de los éxitos y ser la planta con el  crecimiento más rápido que existe en todo el reino vegetal.

Entonces se hace tan poderoso que en un mes crece 32 metros.

Porque sus siete años de raíces le dan la fuerza para ello, su vida reside en su raíz, y aunque cortes el tallo, este seguirá creciendo.

Si quieres triunfar en las finanzas, debes adquirir hábitos de economizador y ahorrador que te ayudarán en esta última y tan apasionante fase de las inversiones. Debes prepararte, saber profundizar y reforzar las raíces del conocimiento y de la acción para, de golpe, crecer de una forma asombrosamente rápida y volver a levantarte en caso de caída porque tienes los recursos internos necesarios para hacerlo.

No es ahorro, es inversión

En esta fase vas a ver pasar por delante oportunidades que antes no veías (o no atraías, pues no estabas enfocado) y que podrás convertir en dinero que llega a tu bolsillo sin que tengas que dedicar tiempo a ello.

Pues todo esto está pensado para acabar reservando, como mínimo, el 10% de tus ingresos… a principio de mes.
Warren Buffett, el millonario inversor, tiene una frase muy famosa que dice…

No ahorre después de gastar. Gaste después de ahorrar.

 

Los tres fondos

Caminando por la montaña con mi hija, entre encontrar o no encontrar bichos, me pide que le explique el cuento de los tres cerditos.

– Claro, cariño.
– Mira, a los tres cerditos se los quería comer siempre el lobo, que venía del mercado, y para que lo tuviese un poco más difícil los tres cerditos se separaron, para diluir el riesgo de pérdidas.
– A esto se le llama diversificación del riesgo.
– Luego construyeron tres casitas, pero una solo servía para emergencias, porque estaba construida con paja.
– La otra servía para un medio plazo, porque construirla con ramas no le permitiría durar mucho tiempo.
– Y la última era para el largo plazo, pues estaba construida con ladrillos, algo muy sólido. Era una buena inversión.

¿Qué pensáis? ¿Estoy mal, muy mal….para encerrarme?

 

 

VÍDEO 02-03-04

 

Un fondo para cada objetivo

Fondo de emergencia

¿Te imaginas que se estropea el coche y tienes que utilizar el dinero reservado para tu jubilación? Este es el fondo que debes tener antes de pensar en ahorrar dinero para otro objetivo.

 

Fondo de objetivos concretos

¿Sabes cuándo va a ocurrir un evento económico concreto? De aquí se pagan las vacaciones o cambiar el coche.

¿No tienes este fondo? Pues no hay vacaciones.

 

Fondo de futuro

Este es el fondo más importante, pero no tiene sentido si no has hecho bien los deberes con los otros dos.

De aquí pagarás los estudios de tus hijos (si se proyecta a largo) o tu jubilación.

 

Plantilla 3 fondos

Descarga la plantilla y anota tus objetivos para cada fondo. Y luego a trabajar para conseguirlos; no tiene por qué ser fácil… pero es sencillo planearlo.

DESCARGAR

 

VÍDEO 06

Las tres reglas de la inversión.

COPYRIGHT 2021 - www.juanmarinpozo.com - TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS